el jodio gato

el jodio gato

miércoles, 13 de agosto de 2008

La increible niña cabra

La increíble niña cabra y la niña pez eran amigas, y a veces reían y a veces peleaban. Estaban unidas por un extraño linaje, el que las hacía niñas, pero no tenían mucho en común y se separaban durante largas temporadas, probablemente debido a que la niña pez buscaba el agua, cuanto mas fría mejor, desesperadamente y la niña cabra prefería quedarse en tierra firme, arrimada a algún risco. La niña cabra sólo comía hierbas y plantas y algunas veces, su parte de cabra le hacía volverse loca y hacía cosas muy extrañas como patear las piedras y meterse por los caminos más difíciles y arrasaba con todo a su paso, claro, era mitad salvaje.
La niña pez siempre se movía porque pensaba que era su único modo de supervivir, y es que solo los peces muertos se dejan arrastrar por la corriente, y esto a veces ponía nerviosa a la niña cabra, que podía permanecer inmóvil durante horas y horas, y su genio loco explotaba.
La niña cabra necesitaba a la niña pez para que la enseñara a dejarse llevar, a ser libre, y la niña pez necesitaba a la niña cabra para pensar y hacerla volver a tierra firme de vez en cuando, no podía estar siempre nadando despreocupada de todo.

2 comentarios:

xmariachi dijo...

jar, jar...
anda escribeme un email y cuéntame como te va la vida este mes que me han dicho que te pasan cosas.

Aunque igual son tantas que da pereza ponerlas en un mail, no?
Bueno, besicos igualmente, y ya te pillaré por banda...

Doñacol dijo...

¿Quien te ha contado que?
Creo que la unica novedad es que he conocido a una gente majisima, el resto son pequeñas anecdotas que surgen del hecho de que sigo siendo una cabrica loca